lunes, 18 de octubre de 2010

REALIDAD

REALIDAD

Las chicas intentaron convencerme en todo el resto de la noche y parte del día en que les contara pero quise ponerlas a esperar un rato, les prometí que les contaría todo en el aeropuerto, al pobre de Edward lo tenían atormentado intentando convencerlo de que les contara, pero para mi alivio se mantuvo firme y prometió que no contaría nada por su boca, estuvimos arreglando nuestras cosas para regresar de vuelta, no es que tuviéramos mucho que arreglar, yo había traído dos maletas y dos pequeños bolsos de mano, en una de las maletas tenia parte de mi ropa y en la otra algunos zapatos, en los bolsos de mano tenia mis accesorios, pero ni siquiera yo podía compararme con Alice, ella había traído tres maletas, y de no ser porque Carlisle le dijo que dejara una cuando salimos de Forks hubiera traído cuatro, cualquiera que la viera diría que ella iba a pasar dos meses de vacaciones y estuvimos aquí solo por tres días, intente arreglar las maletas lo mas lento posible para matar tiempo, aun no me podía sacar de la cabeza a Alec, todavía tenia la sensación de sus labios en los míos, pero ya no lo vería mas, regresaría a Denali, y aunque el dijo que buscaría la forma de verme de nuevo no estaba segura, la única forma era que el fuera a Denali o yo regresara aquí, y no estaba segura de que el lo hiciera, si el quisiera verme ya habría hecho algo, -quizá deba olvidarlo-pensé-, tal vez y las bonitas horas que vivimos deban quedarse en Italia, después de todo el es un Vulturi, y aunque hubiera una posibilidad de que estuviéramos juntos, estoy segura de que Aro se opondría, pero olvidarlo era algo muy difícil, y algo que no quería hacer, mis sentimientos habían crecido, cada hora que pasaba, cada vez que pensaba en el, era como una pequeña plantita, y cada vez que la regaba crecía.

Ya a las seis de la tarde todos estábamos listos para irnos, tuvimos que tomar un taxi hasta Roma porque ninguno de nosotros habíamos traído nuestros autos, eso disgusto mucho a Rosalie, pero al final tubo que aceptarlo, era eso o se tendría que ir corriendo. Carlisle dijo que el vuelo salía a las diez pero en los viajes de avión siempre hay retrasos, llegamos con dos horas antes de que saliera el vuelo, nos sentamos apartados de las personas en unas bancas, algunos se quedaron de pie, estar ahí rodeada de gente me hizo recordar que hacia mucho que no iba de caza y la sed me estaba quemando la garganta, me senté en el suelo lo mas alejada que pude de las personas, pero eso no evitaba que me llegara su aroma, aunque a mi me afectaba muy poco, pero era mejor si no hubiera tenido sed en ese momento.

-Tanya, ¿no saliste a cazar cierto?- me pregunto Edward.

-No lo siento, lo olvide.

-Tienes los ojos negros, ¿crees que puedas controlarte?

Lo mire con cara incrédula, tenia sed pero no era para tanto.

-Por supuesto que puedo.

Las chicas se acercaron a mí, a recordarme que tenía algo pendiente por contarles.

-Hermana ahora si nos vas a contar, me tienes ansiosa- me dijo Kate.

-OK, chicas ahora si les diré- me puse de pie para poder hablar mejor, me rodeaban en un semi-circulo, me safé de ellas, y ahora no estaba acorralada contra la pared- yo estuve…- me interrumpí a mi misma cuando escuche mi nombre, voltee y las chicas miraron en la dirección de donde escucharon mi nombre, me lleve una gran sorpresa, había escuchado la voz pero no estaba segura, hasta que lo vi, había venido a buscarme o a despedirme, fuera lo que fuera estaba aquí ahora, me alegre mucho, Alec venia caminando a un ritmo normal, y con una enorme sonrisa en su rostro, se acerco a mi y me abrazo, yo secunde su abrazo, estaba tan feliz.

-Tanya, no te has ido aun- me dijo- me alegra mucho verte, pensé que ya te habías ido cuando no te sentí en la casa de Carlisle.

-¿Qué haces aquí?- le pregunte.

-Vine a buscarte, o por lo menos a verte.

Kate carraspeo.

-Alguien quiere explicarme que esta sucediendo aquí.

Estaba muy distraída, por un segundo había olvidado que mi familia estaba a mis espaldas, cuando me gire todos nos estaban observando, cuando digo todos no solo era mi familia, algunos humanos curiosos también estaban viendo lo que hacíamos, la mayoría de mi familia tenían cara de confusión, excepto claro, Edward.

Le sonreí a mi hermana- esto es lo que iba a decirles.

-OH, hermana, no lo creo, ¿en serio?- me dijo Carmen.

-Vaya Alec, jamás lo pensé de ti- le dijo Eleazar.

-Hola, Hola Carlisle- se dirigió a Eleazar primero.

-Alec, que sorpresa, tu aquí- le dijo Carlisle.

-Si, es que quería ver a Tanya- le respondió el sonriendo.

-Me parce muy bien, ¿esto era lo que ibas a hacer por las tardes Tanya?- me pregunto Carlisle.

-Hamm, si, lamento no haberlo dicho antes, es que no estaba segura de contarlo.

-No tienes porque explicarme nada, yo te comprendo- me dijo sonriendo.

-Te lo tenías bien guardadito Tanya- dijo Emmett- todos reímos.

-Tanya, acompáñame- me dijo Alec, tome su mano y lo seguí, gire mi cabeza para decirle a Edward que ya volvía, el se los diría a los demás, lo seguí hasta afuera, nos detuvimos al lado de unos árboles, no habían personas en ese lugar.

-Quería verte antes de que te fueras- empezó a decir- te extrañare.

Lo abrase con fuerza, cada vez que lo veía, lo pensaba, o recordaba lo de la noche anterior me daban ganas de quedarme.

-Yo, también te extrañare, me haces esto muy difícil, no quiero irme.

Alec tomo mi cara entre sus manos y me hizo mirarlo a los ojos- no quiero que te sientas obligada a hacer algo por mi- lo decía sinceramente, pero a la vez le dolía, lo vi en sus ojos.

-No es obligación, quiero quedarme porque así lo deseo.

-Pero ¿y tu clan?

Decidir lo que haría ahora era algo difícil, por un lado deseaba quedarme, para estar con el, pero por el otro no podía, necesitaba volver a Denali, no quería dejar a mis hermanas solas, aunque puedan cuidarse y estén con Eleazar, eran mi responsabilidad y las amaba, tampoco quería quedarme.

-Quiero volver a verte, pero no puedo quedarme en Italia- le dije evadiendo la pregunta.

-Si pudiera me iría contigo, pero no puedo dejar a mis señores.
¿En serio lo haría?, si  se fuera conmigo a Denali eso significa que me quería mucho como yo a el.

-¿De verdad lo harías si pudieras?

-Claro que si, pero Aro aun no sabe que yo estoy aquí, mucho menos que viajare.

-Lo dices como si fueras a ir.

-En verdad lo deseo, pero, no puedo.

-Si no puedes venir conmigo, ¿como volveremos a vernos?- mi voz denotaba algo de tristeza.

-Yo encontrare la forma, te lo prometo.

Baje mi vista, me dolía mucho esta separación, aunque fuera minima, aunque solo tuviera tres días conociéndolo, porque era mas que una simple atracción, o que me gustara, lo quería, y tenia miedo llegar a amarlo y no verlo mas, el tomo mi mentón, y me hizo verlo de nuevo, se acerco a mi y me besó, al menos me sentía feliz en esos instantes en los que tenia sus labios posados sobre los míos, moviéndose suavemente y a un ritmo propio, que se coordinaba con los míos, es como si hubiéramos nacido para estar juntos, como la plantita, mis sentimientos se hacían mas grandes.

Caminamos de vuelta a donde se encontraba mi familia, esta vez ya había tomado una decisión, regresaría a Denali, Alec me prometió que haría lo posible para verme, y yo le creía, le habría dado mi vida si hubiera sido necesario.

-Hermana, tienes que contarme como sucedieron las cosas exactamente- me dijo Kate cuando me acerque.

-OK, Kate, pero te lo diré después.

Estuvimos hablando sobre lo que nos paso, mientras pasaban las dos horas, agradecí que Alec estuviera ahí, me hizo olvidar la sed que llevaba, y también varias otras cosas, cuando estaba cerca de mi, perdía muy fácilmente la concentración, cuando se hicieron las diez, tuve que prepárame para dejarlo, me dolió mucho, pero mantuve su promesa en mi mente y eso me ayudo bastante, el viaje en avión nos llevaría hasta Washington, de ahí los Cullen se Irian a Forks y nosotros a Alaska, en todo el trayecto hasta la capital de Estados Unidos me la pase pensando en Alec, hoy en la tarde pensaba que debía olvidarlo, pero ahora se que es lo que Hare, y olvidarlo no figura en mi lista, llegamos temprano en la mañana, Carlisle llamo al aeropuerto de Washington cuando estábamos en Italia para que tuvieran nuestros autos.

Al llegar nos despedimos, y cada uno tomo su camino por separado, mi clan y yo conducimos hasta Alaska, era algo lejos pero preferimos irnos en nuestros autos, estuvimos conduciendo todo el día para poder llegar en la noche.

Apenas llegamos saque rápidamente las maletas y las deje en mi habitación, y automáticamente Salí disparada a cazar, tenía mucha sed, corrí por el oeste, encontré una manada de alces, atrape al más grande, le hinqué mis colmillos y absorbí toda su sangre, atrape a varios mas de la pequeña manada, después de varios alces me sentía satisfecha, eran bastante grandes y tenían mucha sangre, regrese a la casa después de varias horas, decidí irme al río que estaba no muy lejos de donde me encontraba, en esta época la nieve que caía no cubría mucho el suelo, las aguas del río estaban heladas, cualquier humano que entrara moriría al instante de hiportemia, pero yo no, igual no planeaba nadar, me acosté en el suelo húmedo cerca del río, aun era de noche,  me puse a observar las estrellas, eran realmente hermosas, desde donde estaba se podían ver algunas constelaciones, mi favorita era la constelación de libra, porque es como una balanza, en el mundo todo se mide por el peso que tenga cada parte, como el bien y el mal, como una especie de Jing-Jang, de la filosofía taoista china, que representa cada parte, la del bien en color blanco y la del mal en color negro, y esos pequeños puntos que tiene cada parte significaban que aun en la luz hay oscuridad, y en la oscuridad también puede haber luz,  por eso aun existiendo creaturas como nosotros a las que los humanos consideran demonios oscuros, en nosotros también puede haber bondad, puede haber luz, Carlisle era un claro ejemplo de ello. Observando las estrellas recordé la promesa que me hizo Alec antes de partir, recordé nuestro último beso, no lo sentí como un adiós, sino como un hasta luego, estaba completamente segura de que lo volvería a ver, y cuando lo viera de nuevo mis sentimientos cambiarían, crecerían como la plantita, no tenia miedo a enamorarme, tenia miedo a enamorarme y no verlo mas, tenia miedo de perderlo, en la época en la que yo nací, que un hombre le dijera a una mujer “te amo” era algo muy importante, significaba un paso grande, y que ella también le dijera lo mismo, significaba que había encontrado a su gran amor, con el que estaría toda su vida, y aunque yo no soy del tipo anticuada con las cosas relacionadas al amor, siempre mantuve presente esa tradición, considero que decirle “te amo” a una persona, significa que realmente estoy enamorada y que lo amare siempre, me parece una palabra grande, y muy hermosa que no se le dice a cualquiera.
Regrese a la casa, Carmen, Eleazar y Kate estaban allí esperándome, mis hermanas para bombardearme con preguntas sobre Alec y yo, a Eleazar no le interesaba tanto como a Kate y a Carmen, pero sentía algo de curiosidad.

 -Hermana ahora si, me dijiste que me contarías, así que dime- me exigió Kate.

-Está bien- empecé a contarles desde que lo volví  a ver el primer día que fui al parque hasta la ultima vez que lo vi, en el mismo parque el resto de la historia se la sabían.

-Guao hermana, que rápido paso todo ¿no crees?- me dijo Carmen.

-Si, tienes razón, es que siento que lo conozco desde hace tanto.

-Sabes, Tanya, eso se llama amor a primera vista- me dijo Eleazar.

-¿Tu crees?

-Claro que si hermana, conozco a Alec, el no se enamora de las personas, ni las sigue para que no se vallan, el te quiere en serio.

-Gracias Eleazar- lo abracé,- los amo familia- mis hermanas se unieron a nuestro abrazo, me sentía completamente feliz ahora, tenia el amor de mi familia y había encontrado a alguien, que no se si sea el amor de mi existencia pero me agradaba la idea de que así fuera.

-Oye hermana, ¿Dónde estabas hace unas horas?, te fuiste corriendo sin decir nada- me pregunto Kate.

-Me fui a cazar, tenia mucha sed.

-Ah, cierto, tenias los ojos negros, admiro tu abstinencia, yo no aguanto tener esa sed durante tantas horas.

-Que extraño, yo creí que si aguantabas- ella se rió.

-Hamm, pues si aguanto, pero no rodeada de humanos.

-Eso es porque yo estaba distraída pensando en otra cosa, para no pensar en la sed.

-Y me supongo que esa otra cosa es Alec.

-Si, supones bien, como siempre, te pareces a Alice.

-No, no tengo su don, es solo que te conozco bien, yo no veo el futuro, mando corrientazos.

Todos reímos por su comentario, aunque si da choques eléctricos, pero decir corrientazo suena chistoso. 

Recuerdo la primera vez que Kate uso su don contra mi, en esa época no lo tenia tan desarrollado y me dolió mucho, ella lo hizo inconscientemente, pero fue algo fuerte, y también recordé cuando lanzo a Garret contra aquel árbol, eso si que fue divertido, el quería probar si era verdad que mi hermana podía lanzar disparado a un vampiro, a ese chico le gusta la adrenalina.

Decidí subir a mi habitación, arregle las maletas en unos minutos, y entre a mi baño, quería darme un relajante baño de burbujas en mi jacuzzi, arregle el baño para que pareciera un lugar relajante, llene la bañera de agua tibia y la llene de burbujas, me quite la ropa que traía y entre al jacuzzi, era muy relajante incluso para un vampiro, antes de entrar al baño me lleve mi ipod, me coloque los audífonos y puse mi música favorita, a mi particularmente me gusta el rock y la música clásica, la música de ahora no me gusta porque me parece algo patética, la buena música se podía apreciar antes, cuando estaba llena de melodías, particularmente me gusta la música de Beethoven y Mozart, y también la de Debussy, en el rock me gustan casi todos, los de la vieja escuela y los actuales, estuve en el jacuzzi el tiempo suficiente como para que a un humano se le hubieran arrugado los dedos, pero no quería salir de ahí, me gustaría poder estar aquí hasta que pudiera ver a Alec de nuevo, lo extrañaba, y aunque el me prometió que haría lo posible para verme, esperaba que lo hiciera pronto, me pregunto si  ¿me extrañara tanto como yo a él?, esperaba tener noticias de Alec y pronto, Eleazar dijo que era amor a primera vista, ¿estaré yo enamorada de Alec?, hasta ahora estaba clara con que me gustaba, pero no estoy segura de si mis sentimientos llegan mas allá, necesitaba verlo para poder aclarar esa parte en mi interior, y si lo amaba,¿el me amaría a mi?, si mis sentimientos hacia el no eran correspondidos totalmente no seria lo mismo, me habría sucedido como con Edward, y no quería repetir esa situación, auque con Alec era diferente, porque hasta ahora el había demostrado que me quería, pero ¿sus sentimientos hacia mi llegarían mas allá si yo lo amaba?, ahora nada era totalmente seguro, pero no quería decepcionarme de nuevo, para mi seria muy duro si me rechazan otra vez, eso significaba ¿que yo no tenia suerte en el amor, y que estaría sola el resto de mi eternidad?, estar rodeada de personas que se aman tan intensamente, y yo estando sola, es un golpe duro, y algo fastidioso a veces, porque me sentía sola, deje de pensar en esas posibilidades, porque me deprimían, y no quería sentirme así de nuevo, por lo menos sentiría la felicidad mientras durara si así el destino lo dictaba, me puse a cantar las canciones que escuchaba, siempre he tenido una voz melodiosa, si no fuera porque soy un vampiro me dedicaría a ser cantante, también estudie canto en mis tiempos libres, y dominaba muy bien mi caja torácica y mis cuerdas vocales, cuando cantaba lo hacia con pasión, me gustaba sentir la música en mi, me relaje aun mas y estuve metida en el baño, toda la noche hasta la madrugada, me vestí con ropa abrigada, no es que tuviera frío, es solo que debía vestirme conforme el sitio en donde estaba, pensé en salir a Juneau, pero luego recordé que no era muy buena idea que anduviera por esos lugares.

Decidí entonces ponerme a tocar mi guitarra, lo que mas amaba de la música era el instrumento de la guitarra, aprendí a tocarla antes de que apareciera la guitarra eléctrica, pero tengo de los dos tipos, quise tocar la eléctrica, me gustaba tocar canciones de otros artistas y componer mías también, toque la canción de Paramore Misery Business, tenia energía, quería tocar rock enérgico, mis hermanas se sentaron en frente de mi para verme tocar, y Eleazar estaba de caza, empecé a cantar la canción, era muy divertido, mi hermana Kate tomo el bajo y Carmen la batería, una vez quisimos formar una banda, y lo hicimos, aprendimos a tocar los instrumentos, escribimos varias canciones, en nuestros tiempos libres era divertido tocar, Irina tocaba la guitarra también, y Eleazar solo nos veía, estuvimos tocando nuestras canciones todo el día, ya al final de la tarde, me puse a pensar en el, de nuevo, si lo que pensaba resultaba ser verdad y yo me estaba enamorando de Alec, esperaba no equivocarme, porque no quería sufrir otra vez. 

1 comentario: