sábado, 25 de septiembre de 2010

Mi Nueva Familia

aki ta el primer capitulo =D


MI NUEVA FAMILIA

Como siempre los días y las noches se volvían aburridas cuando no había nada que hacer,  Carmen estaba con Eleazar en su “luna de miel” ¡ja, ja! 

-No se cuantas veces se han ido de luna de miel, creo q ya perdí la cuenta.- me decía Kate.

- En serio Tanya, ya quisiera irme de luna de miel con Garret.

-¡Jum!, aquí todos están enamorados, menos yo.

-Ay hermanita no te sientas mal, ya veras que muy pronto llegara tu media naranja- se hecho a reír, creo que hasta mi hermana lo veía como algo imposible.

-te conozco demasiado bien se lo que piensas, no creo eso.

-Kate, no lo se; sabes que a mi jamás me a interesado otro “hombre”-entone esa palabra como algo retórico- que no sea Edward y bueno obviamente el no siente nada por mi, a decir verdad estoy muy contenta de que este con Bella, creo que ya no siento nada por él.

-Me parece muy bien que ya no sientas nada por el, no lo digo porque fuera algo malo es solo que al fin dejaras de sufrir por Ed.

-Gracias hermana- nos sumimos en un fuerte abrazo, al menos tener el apoyo de mi familia me consolaba, después de la muerte de Irina y con tanto amor a mi alrededor estaba empezando a sentirme mal.

-¿Quieres ir de caza?, quizá te despeje la mente un rato.

-si no es mala idea, la verdad es que con todo lo que ha pasado tengo mucho tiempo que no salgo de caza- ahora que lo pensaba no había notado la sed que tenia, eso era una de la cosas  que jamás cambiaria, la sed, ese ardor insoportable en la garganta que hace que mates para sobrevivir, algo que por suerte y gracias a Carlisle no tengo que hacer, o por lo menos no con los humanos-

-OK pero solo iré a acompañarte, yo Salí de caza ayer.

Asentí, salimos de la casa a nuestra velocidad habitual, cuando andábamos de humor hacíamos carreras, la mayoría de las veces era yo la que ganaba de segunda siempre quedaba Irina, pero claro ella ya no estaba, pienso que yo soy la mas afectada por la muerte de nuestra hermana, no es que a los demás no les importara es solo que creo que a mi me afecto mas. Corrimos hacia el este de los bosques de Denali, era un lugar sumamente amplio y muy abastecido en cuanto a animales, en el la mayoría de los que se podía encontrar eran osos, alces, caribúes, y lobos, todos muy deliciosos a decir verdad; pero nada como el sabor de la sangre humana, ya hace muchos siglos que no mataba a nadie y me sentía satisfactoriamente bien por eso. Seguimos corriendo durante un rato hasta que vimos un oso grizzli, no tenia muchas ganas de jugar así que me abalance sobre el derribándolo e hinqué mis colmillos en su cuello, después de hacer esto por tantos años era demasiado sencillo, Kate me observaba desde lo alto de un árbol, succione toda su sangre, tenia demasiada sed, deje su cuerpo vacío lo oculte tras unos matorrales y seguí corriendo con Kate.

Nos topamos con un lobo, su sangre era mucho más deliciosa que la de un animal vegetariano porque ellos comían carne y su sabor era más parecida al de un humano.
Este tampoco me dio mucho trabajo solo me abalance sobre el y lo mordí en el cuello,
Hice lo mismo que con el oso y después de haberlo succionado por completo lo oculte, sabia que era casi imposible que un humano pasara por aquí pero nunca estaba demás un poco de prevención, mi clan y yo siempre hemos pasado desapercibidos e intentamos no llamar mucho la atención, este año terminamos la universidad en Juneau y no pensábamos volver hasta que ya hubieran pasado por lo menos cien años y nuestros registros y todas las personas que nos conocían se hubieran muerto.

Seguimos corriendo esta vez hacia el norte ya casi entrando a Estados Unidos nos gustaba llegar lejos, esta vez encontramos una manda de alces me abalance sobre el mas grande y empecé a absorber su sangre, tenia una sed de locos, después de mi tercer alce Kate también se lanzo sobre uno de ellos, no se si fue mas por antojo que porque tuviera sed, pero en fin después de todo lo que había comido sentía que explotaría.

-Oye hermana ¿y Garret ya se decidió?

-Hum no lo se, después de todo el es un nómada y no esta acostumbrado a estar en un solo lugar y con demasiadas personas.

-Aunque sea un nómada, si de verdad te ama el lo dejara todo por estar contigo, de eso se trata el amor verdadero.

-si lo se, espero que sea capaz de hacerlo por mi.

- lo hará Kate, lo hará- después de esa pequeña conversación no volvimos a hablar durante el regreso a casa. Mientras corríamos pensaba en lo que haba pasado con los Cullen hace ya como un año atrás, recordaba la cara de los testigos de los Vulturi y los nuestros algo aterrados pero firmes, los rostros de Aro, Marco y Cayo; esos vampiros que respeto pero les tengo un gran rencor destruyendo a mi hermana igual que como hicieron con nuestra madre, jamás olvidaría ese momento uno de los mas terribles de mi existencia, los únicos rostros que tengo presente en mi cabeza, al resto de la guardia Vulturi ni la recuerdo, sabia que estaban esos chicos los de los poderes extraordinarios, pero no recuerdo sus nombres.-

-Al entrar a la casa nos llevamos con una sorpresa, habíamos sentido que había un vampiro adentro pero no sabíamos quien era.

-¡Garret!, mi amor, ¿que haces aquí?- Kate sonaba algo extasiada.

-Hola Garret, ¿Cómo estas?

-Hola Tanya, muy bien, vine para quedarme he decidido unirme a tu clan, para estar con Kate- eso ultimo estaba dirigido a mi hermana, la forma en que la miro cunado pronuncio esas palabras fue tan dulce, estaban enamorados; me sentía tan feliz con mi hermana, al fin había encontrado su media naranja.

-OH mi amor- Kate y Garret se sumieron en un abrazo que parecía eterno, me sentía como un mal tercio en ese lugar, acto seguido se besaron.

-OK chicos yo saldré un rato, bienvenido al clan Garret, ya eres parte de mi familia.

-Gracias Tanya.

-¿Hermana a donde iras?- Kate parecía algo preocupada, no se porque.

-Tranquila hermanita, solo saldré a caminar un rato- antes de salir de la casa me lleve mi celular, pensé que quizá lo necesitaría, me despedí de mi hermana y de Garret, y Salí de la casa. Esta vez no corrí como cuando Salí a cazar, camine a un ritmo normal, como lo haría un humano, me fui alejando de la casa lo suficiente para que no me escucharan, saque mi celular y pensé en marcar el numero de Edward, para saber de el y de los Cullen y de Nessie, esa pequeñita que tenia tiempo sin ver, ¿como estarían?, decidí marcar, el timbre sonó una vez y de inmediato Edward contesto.-

-Hola Tanya, ¿Cómo estas?- me sorprendió mucho q respondiera tan rápido-

-Edward como has sabido que…- me interrumpió.-

-Alice, ja, ja.

-Ah claro, Alice, lo había olvidado, yo estoy bien ¿y tu, como esta Carlisle?

-Muy bien los dos, sin nada nuevo que contar, ¿y tus hermanas, como esta Eleazar?

-Bueno Carmen y Eleazar están de luna de miel, y mi hermana Kate esta muy feliz porque Garret decidió quedarse en el clan con ella.

-¡OH!, me parece excelente que Garret se haya unido al clan Denali- exclamo Edward, al parecer le causaba alegría.

-Gracias Ed y ¿Carlisle esta por ahí?

-Si, te lo paso- se oyó una pausa en el teléfono y dos segundos después ya Carlisle estaba al habla.

-Hola Tanya, ¿Cómo estas?

-Hola Carlisle, muy bien ¿y tu?, ¿como esta toda mi familia?

-Muy bien, y ¿como están tus hermanas y Eleazar?

-No quería entrar en detalles así que me limite a decirle lo que le dije a Edward- Carmen y Eleazar están de luna de miel y Kate esta muy bien ahora con Garret que se unió al clan.
-Que bien por ustedes, y tu Tanya ¿Cómo te sientes?

-Siempre sabes cuando estoy mal ¿no?, bueno no me siento tan bien como te dije, a decir verdad.

-Claro Tanya te conozco demasiado bien, ¿que te sucede?-

-mmm no preferiría contártelo por teléfono Carlisle.

-Y ¿que te parece si te vienes unos días por acá por Forks?

-No se, no quisiera incomodarlos.

-Ay Tanya pero no es ninguna molestia, sabes que somos tu familia y puedes venir cuando quieras, tu hermana Kate y Garret también pueden venir contigo- sonaba realmente encantado de que fuera a Forks, eso me consolaba, al menos se que siempre tendré una familia con la que contar.

-Muchas gracias Carlisle, iremos entonces, llegaremos mañana, y de nuevo muchas gracias, te quiero mucho.

-No tienes porque agradecer Tanya, eres como una hija mas para mí, yo también te quiero; te paso con Edward.

-OK- espere un segundo- Ed, nos veremos mañana.

-Claro Tanya, te esperamos, adiós.

-Adiós Ed- colgué el teléfono y me encamine hacia la casa de nuevo, esta vez regrese a mi velocidad, quería llegar rápido a la casa para darle a mi hermana y a Garret la noticia.

Llegue a casa como en cinco minutos- Chicos nos iremos a Forks- Kate y Garret me miraron sorprendidos.

-Hermana ¿como que nos iremos a Forks?

-Si Kate, hable con Edward y Carlisle hace un rato y Carlisle me ofreció que si quería pasarme unos días allá con ustedes por supuesto.

-Claro que si Tanya, hace mucho que no veo a los Cullen- dijo Garret entusiasmado, me sorprendió no creí que se entusiasmara, Garret es algo reservado con eso.

-Claro hermanita, hace un año que no los veo.

-OK, entonces vámonos ya para llegar mañana.

- ¿Y nos iremos corriendo?- pregunto Garret, mi hermana y yo nos miramos y nos unimos en una carcajada.

- No Garret como crees- caminamos hasta el garaje y le mostramos nuestra colección de autos, al igual que nuestros primos los Cullen a nosotras también nos gustaban los autos nuevos y de una gran velocidad, teníamos 6 autos en total uno para cada uno y el extra era mío pero como Irina ya no estaba sobraba un auto.

-¡OH!- exclamo Garret extasiado- guao son increíbles ¿como es que tienen tantos autos?

-Garret cunado vives mil años y eres un vampiro tener estos lujos no es problema, Kate ¿iremos en el mío o tu iras en el tuyo?- le pregunte algo divertida ami hermana, la cara de sorpresa de Garret era algo por lo que podría haber pagado mucho.

-mmm que te parece si Garret y yo nos vamos en el mío y tu en el tuyo, para llegar con estilo- Kate se echo a reír.

-OK, Garret cierra la boca, te entraran moscas- mi hermana y yo nos reímos al unísono y luego Garret se unió a nosotras, nos subimos a nuestros autos y salimos del garaje, el camino a Forks se hizo algo largo, por lo menos para mi, no me podía sacar de mi cabeza la imagen de los Vulturi por una extraña razón mi cerebro intentaba recordar los rostros de la guardia Vulturi, es extraño había algo en ellos que me llamaba la atención, pero no se porque no podía recordarlos, creo que nunca los mire de frente con todo lo que decían sobre sus poderes no me atrevía a mirarlos aunque sabia que el escudo de bella nos protegía.

Conducimos toda la noche para legar temprano, sentía una gran necesidad de llegar, claro tampoco es que nos íbamos a cansar por conducir toda la noche, a estas horas las calles estaban totalmente solas, gracias a eso podíamos conducir a la velocidad que quisiéramos, desde mi auto podía escuchar a Garret emocionado- reí ante tal escena- era muy divertido verlo así, como el siempre a sido un nómada no es de esos vampiros que necesite un auto se la pasa corriendo por ahí explorando el mundo y nunca se quedaba mas de dos meses en el mismo lugar, es por eso que estaba tan sorprendido con los autos.

Llegamos a Washington D.C. a las cinco de la mañana, y conducir hasta Forks nos llevo media hora mas de viaje, exactamente llegamos a la entrada del sendero de la casa de los Cullen a las cinco y treinta de la mañana.

Estacionamos los autos en la entrada de la casa y salimos, Carlisle estaba esperándonos en la puerta con una enorme sonrisa en su rostro, me encantaba ver a Carlisle, siempre lo considere como mi padre y el a mi como una hija, Kate y Garret me seguían.

-Hola Carlisle- lo abrase fuertemente y el a mi.

- Hola Tanya, te estábamos esperando, Kate, Garret tiempo sin verlos, Hola- deshice mi abrazo para que pudiera saludar a mi hermana y a mi nuevo cuñado.

-Pasen adelante- nos invito Carlisle, la casa de los Cullen siempre estaba hermosa y diferente, me imagino que obra de Alice, escuche una risita sofocada, era Edward que escucho mis pensamientos.

-Tanya, hola- saludo Edward.

-Hola Ed, y ¿donde están tus hermanos?

-Por ahí ya vienen- paso su vista de mi hacia Kate y Garret- hola Kate, Garret, ¿Cómo están?

-Muy bien Edward ¿y tu?- le ijo mi hermana, Garret lo saludo con un apretón de manos.

-Hola Edward, pues yo estoy muy bien, decidí quedarme con el clan de Tanya.

-Ah, ya veo, me alegro mucho por ustedes.

-Ey Ed y ¿donde están Bella y Nessie?- le pregunte algo emocionada, enserio quería ver a esa pequeña.

-¡Ja!, ya no esta tan pequeña Tanya.- me dijo Edward siguiendo el hilo de mis pensamientos.

-No creo, se que crece muy rápido, pero tan solo hace un año que no la veo, no creo que este tan grande.

-Te sorprenderás Tanya- me dijo Carlisle.

-¿Dónde esta Esme?- pregunto Garret.

-Esta de caza con Emmett y Jasper, salieron hace rato así que estarán prontos a volver- dijo Carlisle, pude denotar en su voz algo de preocupación, o quizá era cosa mía.

-Tanya- grito Alice, estaba tan pequeña y linda como siempre.

-Alice, hola- la salude con un entusiasmo excesivo, y la abrase, con ella cualquiera se sentía mas alto, reí para mis adentros y Edward rió conmigo, detrás de Alice venia Rosalie.

-Rose, mi amargadita favorita, hola- la abrase y ella sonrío ante mi comentario.

-Hola Tanya, Kate, Garret-

-Hola chicos- saludo Alice

Deje de prestarles atención por un momento, aunque escuchaba lo que decían, me quede mirando al horizonte desde la gran ventana de la casa.

-Ey Tanya, ¿que tienes?- pregunto Rose.

-Ah, nada, solo miraba, que linda esta la casa- mentí, no quería preocuparlos por mi apenas llegara, siempre se me ha dado muy bien eso de mentir, pero en esa sala solo a un vampiro no podía mentirle, esperaba que por lo menos Edward no me desmintiera ahora, Ed me miro instantáneamente y negó con la cabeza muy levemente para que no se dieran cuenta.
-Gracias, Tanya, ha sido obra de Alice-me respondió Rose, sonreí y le hice un gesto de leve reverencia a Alice.

-OH, Alice, eres increíble, te llevare a mi casa para que la decores así de hermosa.

-Por supuesto Tanya- Alice Parecía encantada de lo que dije.

Recibí el olor de una creatura, que no era vampiro pero tampoco humano, automáticamente pensé en Nessie, reconocía su efluvio era ella, me alegre mucho, deseaba verla, esa niña era encantadora, también pude notar que venia acompañada de una vampira, me supongo que Bella, y capte otro aroma o mas bien hedor que provenía de afuera, me imagine que debía ser Jacob, pensé que a estas alturas Edward o Bella lo habrían matado.

Edward se río con una carcajada, todos lo miraron extrañado, pero después vieron que yo también me reía y entendieron lo que sucedía.

-No Tanya no lo hemos matado todavía, Nessie no nos deja- seguimos riendo, esta vez todos al entender nuestro comentario.

Bella y Nessie aparecieron en la entrada, Edward tenia razón Nessie si había cambiado mucho parecía una pre-adolescente de aproximadamente 12 o 13 años y tenia apenas dos años realmente, era increíble.

-Nessie, ¿eres tu?, guao esta enorme. Me acerque a ella para abrazarla pero Bella se interpuso entre nosotras, me extraño, pensé que confiaba en mi.

-Hola Bella- salude con una enorme sonrisa.

-Hola Tanya ¿Cómo estas?

-Muy bien Bella, y veo que tu también, ya casi tienes los ojos de un tono ambarino, te va bien la vida de vampira vegetariana- ella se hecho a reír.

-Si Tanya, hola Kate, Garret.

-Hola Bella- saludo Kate y Garret hizo lo mismo.

-Bella, ¿me dejaras saludar a Nessie?

-OH, si- se aparto del medio de nosotras y me dejo el paso libre para poder saludarla.

-Nessie, ¿me recuerdas?

-Claro que te recuerdo, Tanya, hola ¿Cómo estas?- me alegre en cierto modo de que me recordara.

-Muy bien pequeña, no tan pequeña- todos reímos ante mi comentario.

-Hola Renesmee- le dijo Kate
-Kate hola, hola Garret.

-Hola pequeña, es cierto que has crecido mucho, ¿cuantos años tienes?- Garret parecía mas sorprendido que con los autos.

-Tengo dos, y cumpliré tres el 10 de septiembre.

-Mmm y estaremos para esa fiesta ¿no?

-Claro que si, sí estoy planeando todo desde hace tiempo- respondió Alice automáticamente, esa chica si que sabe organizar fiestas.

-Y no lo dudo Alice- ella me miro con su cara de duende y sonrío guiñándome un ojo.

-¿Y donde esta Jacob?- pregunte

-Se fue a la Push, solo vino a traer a Nessie- me dijo Bella.

Solo me limite a Asentir.

Al poco tiempo llegaron Emmett, Jasper y Esme nos saludamos y reímos mucho con los comentarios de Emmett, ese loquito siempre me agrado por lo chistoso que era, al ver como nos relacionábamos recordé la ultima vez que estuve aquí, me pareció agradable que esta vez fuera algo social y no porque alguno de nosotros estuviera en peligro. Hablamos toda la tarde, ya eran las cuatro estábamos todas las chicas incluida Nessie conversando sobre Jacob y como Rose lo molestaba. Los chicos por su parte estaban hablando sobre sus cosas, nada cómodas para nuestro gusto.

-Chicas que les parece si vamos de compras-sugerí

-Claro- respondieron Alice, Rosalie, Kate y Nessie, a Bella y Esme no les pareció la idea.

-Lo siento chicas pero yo no puedo- dijo Esme

-Porque no Esme, anda vamos será divertido- lo considero por unos segundos- bueno esta bien.

-OK, ¿y tú Bella?

-Si iré.

-OK chicas vámonos de compras- salimos al garaje en busca de nuestros autos, Esme se regreso para decirle a los chicos y decirle a Emmett que no hiciera nada que le costara muy caro después, decidimos irnos a Seattle, entramos a un centro comercial de la ciudad, al entrar todos, en especial hombres se nos quedaban mirando, algunos disimuladamente y otros de una forma muy notoria, estaba acostumbrada a eso, pero al parecer Bella no tanto, entramos en casi todas las tiendas del centro y compramos en todas, Bella era la única que no quería comprarse nada pero luego Alice uso su magia para convencerla, desde hacia mucho tiempo que no me divertía con las chicas así, me sentí muy feliz de saber que las tenia.

-OH Tanya como puedes comprar tanto-me dijo Bella-eres peor que Alice- ella la miro con cara de pocos amigos, pero luego le sonrío.

-Ey Bella nadie como yo- reímos ante su comentario.

-Tengo como el cuádruple de esto en mi casa, creo que hasta mas.

-Guao, si es pero que tu Alice.

-Lo que pasa es que la moda cambia muy rápido y bueno la voy dejando y se va acumulando, y seria incapaz de ponerme dos veces la misma muda de ropa.

-Eso es muy cierto Bella- dijo mi hermana.

Alice cambio su expresión, esa cara perdida como si estuviera viendo algo mas allá, significaba que tenía una visión, todas lo notaron.

-¿Tía que vez?- pregunto Nessie.

Alice volvió en sí, parecía preocupada por lo que acababa de ver.

-¿Alice que viste?- le pregunto Bella con tono preocupante.

-Nada chicas, algo sin importancia.

-Parecías preocupada Alice- le dijo Esme.

-Dinos que fue entonces.

-Rose no fue nada, solo vi cuando regresábamos, es todo, no tienen porque preocuparse.

No se porque pero creo que no fui la única en pensar que Alice nos mentía, ella había visto algo que no quería contarnos, quizá Edward pueda decirnos, o quizá solo era algo de ella y nos estábamos preocupando por nada.

Después de recorrer todo el centro comercial y dejar a las personas boquiabiertas al vernos, bajamos al estacionamiento y montamos las bolsas en nuestros autos por suerte habíamos traído varios vehículos porque entre las bolsas y nosotras ocupábamos mucho espacio.

Llegamos a la casa como a las nueve de la noche, Bella se fue con Nessie a su cabaña para “dormir”, a veces Bella era muy maternal, se veía tierna, le pidió a Edward que la acompañara, pero el le dijo que la alcanzaría luego.

-Tanya necesito preguntarte algo- me dijo después de que su hija y su esposa se fueran.

-Claro Edward, dime.
-Aquí no, sígueme- lo seguí hasta afuera de la casa y nos alejamos lo suficiente como para que los ocho vampiros no pudieran oírnos.

-¿Qué sucede Edward?

-Solo quiero preguntarte, porque me dijiste que no dijera nada cuando le mentiste a Rose- lo dijo mas como una oración que como una pregunta.

-Lo que pasa es que no quiero preocuparlos con mis problemas, me extraña que no lo sepas.

-Es que tu eres buena ocultando pensamientos.

-Lo se- reímos- sabes lo que me pasa.

-No es solo por la muerte de tu hermana ¿no?

-Si no es solo por eso, sabes que también me siento mal por…, lo siento Ed, me cuesta hablar de esto.

-Te entiendo, en cierto modo te entiendo, pero sabes que cuentas conmigo y con todos para esto.

-Lo se Edward y me siento agradecida por ello, al menos se que los tendré a ustedes, mi familia, siempre.

Si hubiera podido llorar lo habría hecho, ahora mas que nunca los necesitaba.

-Regresemos a la casa, se preguntaran en donde estamos.

-Si.

Regresamos a la casa en unos cuantos segundos, al entrar se sentía una aura de tensión, todos miraban a Alice, recordé lo de esta tarde, su mirada perdida y su rostro de preocupación.


-¿Qué sucede?- pregunte ahora también algo preocupada.

-Alice, ¿que significa eso?- pregunto Edward.

-No lo se Edward, estoy tan sorprendida y extrañada como tu.

-¿Qué esta sucediendo?- le pregunto Jasper a Alice.

-Diles- le dijo Edward, respondiéndole una pregunta silenciosa.

-Al parecer uno de los vampiros de la guardia Vulturi viene para acá, llegara en dos días.

-¿Qué?- gritamos todos al unísono, no puedo creerlo ahora que todo estaba tan bien y tenían que venir ellos a arruinarlo todo.

-No piensen eso, no viene a lo que creen- dijo Edward calmándonos- al parecer vienen a entregarnos algo.

-¿Entregarnos algo?- dije confundida

-No se con exactitud que es, la visión de Alice no muestra mucho, pero lo que sea que nos darán también es para ustedes Tanya.

A que se refería Edward con eso, no nos quedamos muy convencidos, pero si Alice y Ed decían que no venían a nada malo deberíamos creer en ellos.

4 comentarios:

  1. muy bueno, tu historia esta interesante y seguire leyendo, ahora ya tienes una nueva fan!

    ResponderEliminar
  2. jumm!! estoy feliz, tengo mucha participación y mas o menos se como va a parar todo esto. :P

    ResponderEliminar